Carlos A Scolari

La moda del mindfulness y Donald Trump

Otro gran tema que se ha quedado fuera del libro tiene que ver con la manera en que aprendemos en esta época de inmersión digital. Un libro sobre formación y aprendizaje corporativo ha de tocarlo de forma obligatoria. Es la base sobre la que se desarrolla cualquier actividad de los departamentos de formación y recursos humanos. Y, creo, es una temática en la que aún no hemos entrado a fondo. Sospecho que nos estamos perdiendo algo. Por muy buenos diseños metodológicos que hagamos, por muy buenos contenidos que dispongamos, si no tenemos en cuenta al receptor (aquel que genera, procesa y consume información de forma diferente), no vamos a atinar del todo.

Partimos de la hipótesis de que en los últimos 20 años de sobreexposición a lo digital alguna cosa nos ha cambiado. Y pese a que autores (los más pesimistas) como Nicholas Carr, ya hace una década que vienen avisando, por lo general, no hemos querido, desde la pedagogía y la educación, entrar a fondo en el debate vía investigación empírica. Nos hemos conformado con consumir -como si fuésemos un colectivo profesional no especializad-,)  etiquetas fáciles: tecnofóbicos, tecnopesimistas versus tecnofílicos, tecnooptimistas.

En el libro pretendía hacer un desarrollo exhaustivo tanto de las posiciones alarmistas, (que no solo las representa Nicholas Carr, sino que progresivamente van apareciendo nuevas aportaciones); de las posiciones optimistas,  por ejemplo, Thompson , Stalman,  etc; y también posiciones más eclécticas. Pero como esto ya lo había escrito -además deliciosamente-, Scolari, no quise repetirme (que,  por cierto, el propio Scolari reconoce que el articulo nace de conversaciones con Alejandro Piscitelli).

En cualquier solo aportaré algunos comentarios al debate:

  • Es un debate que parece moderno, pero no lo es. Siempre ha pasado con cualquier tecnología que aparece en la historia. Mcluhan decía que primero creamos las herramientas, y luego las herramientas nos modulan. Y cuando hablamos de herramientas no sólo nos referimos a la alta tecnología y a internet. Es cualquier artefacto que como especie podamos manipular.
  • El factor generacional no explica nada. Y recojo textualmente las palabras de Xavier Mas:
    •  Lo cierto es que existe un consenso generalizado entre la comunidad académica sobre la falta de validez científica del factor generacional… no toda la gente joven está acostumbrada ni se siente segura utilizando la tecnología, y que la división entre nativos e inmigrantes ya ha quedado superada…ahora se imponen enfoque más abiertos, no solo el enfoque generacional.
    • Así pues, como lo que define el perfil de los aprendices digitales no es un conjunto de atributos estáticos, tal y como ocurría con la definición de los nativos digitales, sino más bien la acción conjunta de múltiples variables, alguna de ellas personales y otras procedentes del contexto, las cuales pueden entrar en juego y adquirir valor en cada situación.
    • Las nuevas variables que van más allá de la generación señalan que el impacto del uso de la tecnología sobre las capacidades cognitivas debe de relacionarse con una diversidad de factores que tienen que ver con el contexto, tales como el nivel socioeconómico, género, el tiempo de exposición, el tipo de actividad etcétera. Lo ilustra de esta manera:

roldidtalmas

 

  • Dejar de mirarnos el ombligo. Recojo del libro de Andy Stalman dos citas que me ponen sobre esta pista:
    • Lo que cambiará y está cambiando es nuestra idea de quiénes somos (Michael Gazzaniga)
    • El avance más apasionante del siglo XXI no se deberá a la tecnología, sino al concepto expandido de lo que significa ser humano (John Naisbitt).

   Y Piscitelli lo define de esta manera: lo que estamos haciendo, muy mackluhaneanamente, es expandir todas nuestras potencias humanas en direcciones imprevistas. No tanto en un sentido individual sino en un sentido más social, de colectivo y de híper conexión.

  • De todas las variables vistas, quizás debamos volver a lo básico:  tan importante o más que el impacto de la tecnología es la impronta de la inteligencia base de las personas. Todos tenemos evidencia de que los analógicos inteligentes son eficientes y que los digitales inteligentes son eficientes. Creo que se puede ser superficial, poco analítico, con escasa posibilidad de concentración, etc., tanto en analógicos como en digitales. Y todos conocemos a personas de ambos tipos.

De todas maneras, y entrando ya a plantear el estado de la situación en el momento actual, donde en los últimos 10 años no hemos instalado en el reinado absoluto del smartphone, y en donde los próximos 10 años ya estamos transitando a nuevas tecnologías que van a ser aún más disruptivos.

Y, reflexionando sobre esto, y en un caso extremo como el Donald Trump, me llama la atención que de los múltiples y muy diversos  atributos negativos por  los que  se le puede definir,   los avances editoriales del libro de Michael Wolff  lo definen como  una persona que no lee,  que escanea y que es incapaz de concentrarse…O sea, procesamiento nulo de la información,  con, por consiguiente,  toma de decisiones irreflexivas y, por tanto, sin  aprendizaje. ¿Es esta la fotografía del prototipo evolutivo que Carr ( y los tecnofóbicos) presentan de lo que Internet puede hace con nosotros? Ojalá no😉

Y, ahora, ya pasando al ámbito de la formación corporativa y dando por bueno que en algún aspecto sí que estamos afectados, podemos decir que en 20 años hemos visto, en lo físico, substituidas nuestras formas tradicionales de trabajo por otras impactadas por la tecnología e internet. Sobre todo, en los trabajos técnicos, de gestión y de servicios. A finales de los 90 era habitual disponer en las mesas de trabajo de rotuladores, pósits, cartulinas, carpetas, subrayadores, gomas de borrar, etc. Respondían a una manera diferente de adquirir y procesar la información. Ahora, las herramientas ofimáticas y las aplicaciones han sustituido estos escenarios. La pregunta es: ¿con la sustitución de las  herramientas  clásicas hemos perdido el  control estimular que era  básico  en el proceso de aprendizaje?

Es una percepción personal, (y ojalá pronto la pongamos prueba de forma experimental) que , por decirlo de esta manera, la clase media de las personas que trabajan en las organizaciones,  hemos visto alterada la capacidad de síntesis y  de concentración  y , a cambio, hemos ganado rapidez y amplitud en la densidad de fuentes a tener en cuenta? ¿Somos ahora más o menos ineficientes que antes de la impronta digital?

La pregunta no es fácil de responder. Y menos sin una investigación empírica que avance conclusiones. Pero es necesario hacerse preguntas sobre ello por parte de los departamentos de formación. Y ya, quizás sin saberlo, estamos implicados. Por ejemplo, ¿la programación de numerosos cursos, en los últimos años, sobre mindfulness no responde a esta necesidad?

Y ya para terminar, recomendar algo que no falla (y que también hacemos): nueva capacitación digital.  Cobo lo desarrolla bajo el nombre de multialfabetismos.

El aprovechamiento de lo digital habrá de ir acompañado de un contexto propicio, es decir, generar las condiciones para que exista un sentido e interés, así como hábitos y destrezas para seleccionar, procesar, administrar, conectar y compartir los conocimientos disponibles con otros.

Magro defiende un abordaje multimodal:

Más que el acceso a la tecnología, nuestro principal problema es el uso que somos capaces de hacer de ellas. Hoy la brecha digital es la que separa a aquellos que son capaces de utilizar la tecnología de manera reflexiva, activa, creativa y crítica, de aquellos otros que la utilizan de forma pasiva, consumista e irreflexiva. Una brecha que no es nueva y que reproduce, e incluso amplía, las tradicionales y aún existentes desigualdades educativas provocadas por el capital cultural, social y económico. Nos siguen faltando competencias, reflexivas, críticas y didácticas, relacionadas con las tecnologías.

Finalmente, Mas nos avisa de que la pedagogía emergente no nacerá en las organizaciones educativas tradicionales:

 La educación es el último bastión que queda por conquistar por la revolución digital. Más allá del eLearning y de los enfoques pedagógicos más innovadores, la educación digital no se está fraguando ni en las aulas de escuelas y universidades, sino en el tejido de la vida diaria, donde las tecnologías más profundas confluyen, desaparecen y se tornan invisibles.

 

En fin… tema abierto para los profesionales de formación y RRHH. Nos toca actuar: investigar y aportar.

Nuevos medios y educación.

Carlos A ScolariLa generación del baby boom fue, quizás, la última generación que disfrutó  de las grandes audiencias de los medios de comunicación tradicionales. En nuestro contexto cultural y geográfico, en los años 60 y 70, todo lo que podía verse y saberse del mundo se podía encontrar en dos canales de televisión,  un par de periódicos y dos emisoras de radio.

Como decía el actor y escritor  Jerry Seinfeld, “es increíble que la cantidad de noticias que sucedían en el mundo siempre se ajustaban  exactamente a las páginas del periódico”.
Este mundo, afortunadamente – salvo para algunos accionistas  de medios tradicionales-, pertenece irremisiblemente  al pasado. Fue a principios de los 90, cuando apareció el  nuevo actor que vino a cambiarlo todo: Internet. Inicialmente ninguneado y considerado como un actor  menor, progresivamente fue acomodándose a su nuevo nicho, en ocasiones copiando los viejos modos de hacer ( PDFs, mail, ofimática,etc) pero,  tras la llegada del 2.0,  la gran transformación sucedió y está siendo imparable. Internet se convierte en palabras de Carlos A. Scolari –usando  terminología proveniente de las aportaciones de Mc Luhan y de la  disciplina   Media Ecology (ecología de los medios)-  en el gran nicho evolutivo. El resto de actores, por consiguiente, se  acomodan  a este nuevo ecosistema en el que manda la Red.
Es, precisamente, en este contexto donde  debemos comprender   la controversia sobre   la desaparición -o evolución- de los medios  tradicionales (prensa, radio, televisión) , y el  agotamiento  de las grandes audiencias. Progresivamente, aparecen nuevos actores y medios que se sostienen en  micro-audiencias y, con el tiempo, acaban incorporando  una nueva  dieta mediática a una población ya muy amplia, más joven y  dinámica, muy diversa y  alejada de los consumidores tradicionales, los cuales  -avejentados-  se baten en retirada en compañía de  sus medios tradicionales.
También y fruto, sobre todo, de las aportaciones de Carlos A. Scolari se consolida otro producto de la evolución de los medios, es el llamado Transmedia Storytelling (narrativas transmedia). Término acuñado por Henry Jenkins  y que    desarrolla el propio Escolari en la   publicación Narrativas Transmedia: cuando todos los medios cuentan.

Las narrativas transmedia aparecen como  un tipo de relato donde la historia se despliega a través de múltiples medios y plataformas de comunicación,  en el cual una parte de los consumidores asume un rol activo en ese proceso de expansión. Por un lado, por tanto, alude   a la expansión de los medios; y por otro, al papel activo de los fans y seguidores que se convierten en verdaderos actores que construyen y reconstruyen nuevas historias.

Transmedia y Educación.

Haciendo un paralelismo con la educación, y lo que ha pasado con los medios tradicionales,   Scolari se muestra  muy  pesimista con el estado actual de las prácticas educativas en la  escuela y la universidad. Si en la sociedad  los grandes canales monotemáticas y la grandes audiencias ya no tienen siento,  ¿por qué, en la escuela se sigue manteniendo el canal temático del profesor y el libro como el gran (y casi único) medio? Afirma que es una  anomalía,  que nos habla de un ecosistema de enseñanza/aprendizaje muy poco evolucionado. Las micro-audiencias , en el caso de las escuelas, deberían ser el equivalente a la educación personalizada y, proveer de  una dieta mediática mucho más variada  que la preponderante en  base a  experto  con un  soporte escrito preponderante como es el libro. Y todo esto lo enlaza con la tesis de Alejandro Piscitelli de las  dos pedagogías: la de la enunciación -los antiguos medios-, y la de la  participación -los nuevos medios y los propios alumnos como protagonistas en la construcción de conocimiento-. En este sentido Scolari  observa que pese a haberse producido  avances en la universidad y en la escuela,  aún queda mucho  camino por recorrer. En consonancia con estos planteamientos,  aboga por la reconversión del profesor tradicional en, por ejemplo,   agitador comunicacional.  Sería el encargado de dar             impulso a la construcción colectiva de conocimiento en el aula. Una escuela transmedia sería, por tanto, aquella en la que se construye conocimiento usando soportes y tecnologías  muy variadas. La escuela, sigue afirmando, debería ser una extensión del resto del territorio mediático, híbrido, complejo, súpertecnológico, en la que  habitan los alumnos.

Implicaciones para la Universidad.

El informe #UPF 2020 es un resumen de 20 páginas de un encargo que la Universidad Pompeu Fabra hace a Scolari y a un grupo de profesores,  para investigar y definir las líneas estratégicas de lo que podría ser la universidad en los próximos años. Sus objetivos eran estos:

  • Empezar a delinear un nuevo discurso de renovación universitaria más allá de las clásicas apelaciones a la innovación y el emprendimiento.
  • Hacer un mapa de actores, formatos y prácticas educativas disruptivas(dentro y fuera de las universidades) a escala global.
  • Proponer una serie de nuevas prácticas, formatos y experiencias educativas fáciles de aplicar a escala local, sustentadas en un discurso diferente y que se inspiren en una nueva concepción educativa e institucional.

 

Leyendo las propuestas que presentan  sacamos una idea clara del diagnóstico  (no  muy bueno)  y  de las principales líneas de actuación que recomiendan. Destacamos las siguientes:

 

 

Diagnóstico Propuesta
Necesidad de actividades formativas reguladas dirigidas al profesorado. Falta de preparación del profesorado universitario desde una perspectiva pedagógica. Formación pedagógica por el profesorado.Una formación pedagógica continua que ayude al profesorado a renovarse continuamente para mejorar su propia práctica.
Necesidad de reconocimiento de la labor docente Los mecanismos de acreditación oficiales y plazas dentro del sistema público de universidades se centran demasiado, o casi exclusivamente, en la investigación. Este hecho genera una falta de interés del profesorado hacia la implementación o mejora de la propia docencia. Reconocimiento de la labor docente.El reconocimiento institucional de la tarea docente promovería una mayor implicación y dedicación por parte del profesorado
Burocratización y complejidad administrativa.Las oportunidades planteadas por el sistema Bolonia no se han cumplido y, tan sólo, han acabado traduciéndose en una excesiva burocratización que lleva al inmovilismo Superar la burocratización y complejidad administrativa.Se propone un cambio del sistema a través de la reducción burocrática.
 Repetición de modelos pasados.El actual modelo de enseñanza es anticuado y descontextualizado porque reproduce los patrones del pasado, basados en la simple transmisión del conocimiento a través de la imposición de la autoridad del profesor. Trabajar en un nuevo modelo pedagógico.Cambiar el sistema de transmisión de conocimientos, basado en la clase magistral, para plantear otras opciones educativas basadas en el diálogo, los intercambios y las actividades prácticas.

En este  cuadro final se recogen las nuevas  prácticas  pedagógicas  que se proponen.

Propuesta mejora Universidad

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nota: Carlos Escolari será el próximo  invitado en la  próxima edición de  Espais de Gestió del Coneixement    el  lunes 9 de marzo.

Inscripciones aquí.

Programa

Entrada publicada originalmente en el Blog Gestió del Coneixement del DJ