¿Hay que estar cabreado para innovar?

ian_gibsonHace unos días hablábamos aquí sobre como innova la naturaleza y veíamos que era un proceso natural motivado por una necesidad de supervivencia: o evolución o extinción. Relacionado con esto, en estos días posteriores a la intervención de Jorge Wagensber, he tenido la oportunidad de reafirmar esta idea de dos maneras distintas y que creo se pueden aplicar a la fuente de la innovación. No quiero ser muy exagerado si digo que esta es la insatisfacción vital (no momentanea). La primera de las ideas es de Jordi Nadal y la segunda de Federico Garcia Lorca.
Vamos con la primera. El periódico de Catalunya el pasado domingo, en primera pagina se hace eco del discurso pronunciado por Jordi Nadal, presentándolo como el discurso que había impresionado al Rey. Al día siguiente, la segunda y las tercera página vuelven a hablar del tema y lo resaltan con titulares tan suculentos como Los catalanes prefieren ser funcionarios que emprendedores. Devoré el discurso. Me pareció muy acertado y recomiendo su lectura. La idea que subyace a todo el discurso, para mi es que Cataluña pudo configurarse en los dos siglos pasados como una gran potencia industrial y comercial por la contribución de varias generaciones de emprendedores que veían por esta vía- mermados los derechos políticos- la única posibilidad de reivindicarse como profesionales y como país. O sea el empuje necesario venia de una onda insatisfacción.
Algo similar vino a decir Ian Gibson, ayer por la tarde en el Romea, sobre Federico Garcia-Lorca. Todo su potencial de creatividad y de producción vino amplificado y multiplicado al ser consciente- ya desde muy joven- que su vida tendría mas dosis de drama que de comedia. O sea, ¿podriamso concluir que las personas felices no pueden innovar? Yo me lo estoy aun pensando. Y eso que de este tema (felicidad) ya hable durante una temporada.

9 comments

  1. Pues ya ves, aquí estoy yo, agobiada de trabajo y convencida de que un ambiente feliz es mejor caldo de cultivo para la innovación que otro trágico, lo que hace falta para innovar no es, a mi juicio, estar cabreado, sino no acabarse de adaptar demasiado al medio en el que se vive… ser feliz sí, aburguesar la mente no… la risa siempre es mejor compañero de viaje que el llanto. Como muestra unos cuantos botones: el ambiente que se respira en cualquiera de esas reuniones a las que a nosotros nos gusta ir y donde nos rodeamos de innovadores que se divierten trabajando 😀

    Me gusta

  2. Francesca, tienes razon en lo que dices, pero, creo, que en el estado inicial al proceso – ya feliz y de creacion- , podria subyacer rebeldia , incorformismo, la busqueda de nuevas respuestas,etc. Situaciones que como señalas son incompatibles con la acomodacion. En cualqueir caso, y esto se lo he odio a Xavier Marcet (que entiende bastante) hemos de salir de la zona de bienestar proxima y arriesgarnos.

    Me gusta

  3. Pues yo estoy de acuerdo con los 2. Creo que para innovar, para estimular la creatividad tienes que estar en un ambiente y en un etorno amigo y de confiabilidad.

    Creo que cuando estás sumergido en el proceso , y hablo de mí misma, estás entusiamado, excitado, y sobre todo te gusta lo que haces porque entre otras cosas, has elegido ese camino.

    Lo que si creo, es que subyacen trazas de inconformismo, de rebeldía a lo establecido, de hecho, cuando te sumerges en un proceso innovador y/o de creación estás retando a lo imposible, a veces a la irracionalidad e inconsciencia. No tienes miedo a salir de la caja de confort, y arriesgarte aunque el resto del mundo te tome por loca o poco realista…
    En mi caso vivencial, en lo momentos más creativos, era una auténtica inconsciente, retadora, con gran espíritu de superación pero ante todo FELIZ porque me sentía LIBRE y asumí, que todo podía irse al garete y me dió igual, seguí…y sigo. Desde luego , cuando me asaltaban los ataques de rabia y cabreo, curisamente se me ocurrían nuevas cosas o soluciones… esto me hace pensar algo…

    Me gusta

  4. Se me ocurre, que la innovación, la creatividad que son procesos mentales son de por sí “rebeldes”. Los niños en esencia, son rebeldes, se cuestionan todo, son curiosos…cuando crecemos aparecen todos los filtros que tiñen ese espíritu que creo firmemente que Tod@s tenemos. Por eso hay que potenciarlo y crear el entorno. A todos nos gusta retar a nuestra inteligencia. No soy sicóloga pero estoy convencida que es algo que está ahí desde que nacemos.

    Hay que darle salida y por ello, es mi opinión, tienes que sentirte libre mentalmente para abordarlo, de ahí el inconformismo, el cabreo o lo que sea.

    Jesús, sacas unos temas, que me hacen siempre engancharme. Por qué? A tod@s nos gusta en el fondo pensar, esto es lo que no hay que perder Nunca!

    Me gusta

  5. Lorena, creo que estamos en sintonia. Por dos cosas; una mas coyuntural, de trabajo en la frontera y en la exploracion; y otra mas profunda y vital, que creo que es de caracter. Yo te veo a ti poco acomodada y rebelde. Este es el espiritu que empuja la innovacion. Otra cosa es que nos salga bien. Pero en el fondo con este proceso/camino, disfrutamos. He oido varias veces que mas importante que la meta es el propio camino.
    (ahora me estoy pensando el proximo post, que compromiso 😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s