Seis tendencias en la nueva formación corporativa.

A propósito de las recientes jornadas sobre innovación en la administración pública que han tenido lugar en Málaga,  puede ser interesante rescatar algunas de las ideas que allí se expusieron y establecer lo que podríamos presentar como tendencias en la nueva formación corporativa. Voy a señalar seis.

1. Agenda. La innovación en formación ya se ha instalado en la agenda de los gestores públicos.

Es la tendencia más clara. Jornadas como ésta de Málaga -y otras- se vienen repitiendo desde hace años por todos lados. Actores públicos como el INAP, a través de Juan Carlos Gonzalez, y otros externos (Club de Innovación Publica ,la  XIP, NovaGob, etc, están ayudando a crear una sensación de urgencia que ayuda mucho al cambio. Las publicaciones, también, se suceden. Ésta del día 22 de abril es una de ellas. Pero, también es verdad -se nos planteó como pregunta a los ponentes de la jornada de Málaga-, que, a veces, a todo lo que  hacemos le ponemos el apellido innovación y, realmente, no siempre lo es. En cualquier caso mejor discutir sobre esto que no estar aún en la fase de sensibilización.

2. Convivencia entre metodologías tradicionales y nuevas propuestas.

Ya lo apuntamos en un post anterior que titulábamos El Apocalipsis no llega, en el cual nos referíamos a que somos prisioneros de la gestión tradicional -que no podemos abandonar-y que, a la vez, hemos de introducir nuevas metodologías. En la intervención de Paco Lama lo vi claro. Creo que es una de las personas que mejor explica la crisis de la formación pero, paradójicamente, al mismo tiempo tiene que modernizar el sistema de gestión para tantos miles de funcionarios como tiene el IAAP.

3. El aprendizaje social y colaborativo ya es una opción preponderante.

Definitivamente, lo colaborativo está de moda. Cuesta ya mucho encontrar algún centro o escuela que no haya puesto en marcha algún dispositivo de aprendizaje entre compañeros. Algunos de ellos enfocados al aprendizaje como primer objetivo, otros más enfocados a la resolución de problemas de la organización, otros mixtos, etc. CoPs, grupos de innovación, mejora, etc., hace años eran la excepción, ahora ya son preponderantes.

4-Gestión del conocimiento interno.

Es una de las tendencias emergentes. Derivada, quizás, de la presencia más habitual de ambientes colaborativos. Ahora estamos descubriendo el gran potencial del conocimiento que tienen las personas, con lo cual,  tocaría explorar  dispositivos de captura y de gestión de este conocimiento  para que toda la organización se beneficie. Experiencias pioneras como fue Virtaula de La Caixa y ahora, por ejemplo, el Hospital Sant Joan de Déu (programa 5 minutos) están dando paso a otras. En este contexto  sitúo el  muy prometedor Proyecto Disraeli  de la Diputación de Alicante qué tan brillantemente fue expuesta por Rafael Lifante.INNOVACION MALAGA

5. La tecnología social aún ha de llegar.

Y es actualmente un déficit que padecemos. Igual que hace años, en la época anterior a la crisis, pusimos en marcha  buenas plataformas tecnológicas para administrar e-learning; ahora – quizás debido también a la crisis económica- no estamos haciendo los deberes. Necesitamos soluciones  tecnológicas que estén a la altura de los retos planteados.  No puede ser que tengamos que estar en manos de repositorios públicos como son YouTube,  Slideshare, como única opción. Necesitamos, entre otros, buenos gestores documentales. Ahora mismo hacemos uso del Web y de la intranet como gestores documentales los cuales, al no ser ese su objetivo, no  hacen visible y recuperable, de forma fácil,  todo el conocimiento que tiene la organización. También echamos en falta redes internas con sistemas síncronos de comunicación entre los empleados (tipo Yammer, por ejemplo). Me gustó mucho el trabajo que están haciendo en la Diputación de Valencia (Eva Navarrete) por cuanto aun partiendo de un  planteamiento artesano, integran  todo el histórico de los aplicativos de gestión, con la plataforma Moodel y, además,  le añaden un gestor documental. (Nosotros, en el CEJFE, estamos explorando con Drupal con el mismo objetivo)

6. La formación el puesto de trabajo.

Aún no se ha establecido una metodología preponderante pero, creemos, estamos abocados a ello de forma inmediata.  En pocos años la  mayor parte de la formación se hará en el propio puesto de trabajo.  Excepciones como  la formación inicial -si la hay en algún sitio- o la formación estratégica, etc, no harán sino mostrar que lo que de verdad importa es que la formación continua sea social, instrumental y se desarrolle vinculada al puesto de trabajo. Y esto nos llevará a explorar nuevas dimensiones. Una de ella será, evidentemente, la figura/rol del formador. Y pueden darse varios  caminos: por un lado podrían evolucionar  los actuales docentes internos o, por otro, se podrían inventar  nuevas figuras. Nosotros apostamos por  la segunda opción. En cualquier caso hay mucho recorrido por hacer.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s