Gestion de la información

La moda del mindfulness y Donald Trump

Otro gran tema que se ha quedado fuera del libro tiene que ver con la manera en que aprendemos en esta época de inmersión digital. Un libro sobre formación y aprendizaje corporativo ha de tocarlo de forma obligatoria. Es la base sobre la que se desarrolla cualquier actividad de los departamentos de formación y recursos humanos. Y, creo, es una temática en la que aún no hemos entrado a fondo. Sospecho que nos estamos perdiendo algo. Por muy buenos diseños metodológicos que hagamos, por muy buenos contenidos que dispongamos, si no tenemos en cuenta al receptor (aquel que genera, procesa y consume información de forma diferente), no vamos a atinar del todo.

Partimos de la hipótesis de que en los últimos 20 años de sobreexposición a lo digital alguna cosa nos ha cambiado. Y pese a que autores (los más pesimistas) como Nicholas Carr, ya hace una década que vienen avisando, por lo general, no hemos querido, desde la pedagogía y la educación, entrar a fondo en el debate vía investigación empírica. Nos hemos conformado con consumir -como si fuésemos un colectivo profesional no especializad-,)  etiquetas fáciles: tecnofóbicos, tecnopesimistas versus tecnofílicos, tecnooptimistas.

En el libro pretendía hacer un desarrollo exhaustivo tanto de las posiciones alarmistas, (que no solo las representa Nicholas Carr, sino que progresivamente van apareciendo nuevas aportaciones); de las posiciones optimistas,  por ejemplo, Thompson , Stalman,  etc; y también posiciones más eclécticas. Pero como esto ya lo había escrito -además deliciosamente-, Scolari, no quise repetirme (que,  por cierto, el propio Scolari reconoce que el articulo nace de conversaciones con Alejandro Piscitelli).

En cualquier solo aportaré algunos comentarios al debate:

  • Es un debate que parece moderno, pero no lo es. Siempre ha pasado con cualquier tecnología que aparece en la historia. Mcluhan decía que primero creamos las herramientas, y luego las herramientas nos modulan. Y cuando hablamos de herramientas no sólo nos referimos a la alta tecnología y a internet. Es cualquier artefacto que como especie podamos manipular.
  • El factor generacional no explica nada. Y recojo textualmente las palabras de Xavier Mas:
    •  Lo cierto es que existe un consenso generalizado entre la comunidad académica sobre la falta de validez científica del factor generacional… no toda la gente joven está acostumbrada ni se siente segura utilizando la tecnología, y que la división entre nativos e inmigrantes ya ha quedado superada…ahora se imponen enfoque más abiertos, no solo el enfoque generacional.
    • Así pues, como lo que define el perfil de los aprendices digitales no es un conjunto de atributos estáticos, tal y como ocurría con la definición de los nativos digitales, sino más bien la acción conjunta de múltiples variables, alguna de ellas personales y otras procedentes del contexto, las cuales pueden entrar en juego y adquirir valor en cada situación.
    • Las nuevas variables que van más allá de la generación señalan que el impacto del uso de la tecnología sobre las capacidades cognitivas debe de relacionarse con una diversidad de factores que tienen que ver con el contexto, tales como el nivel socioeconómico, género, el tiempo de exposición, el tipo de actividad etcétera. Lo ilustra de esta manera:

roldidtalmas

 

  • Dejar de mirarnos el ombligo. Recojo del libro de Andy Stalman dos citas que me ponen sobre esta pista:
    • Lo que cambiará y está cambiando es nuestra idea de quiénes somos (Michael Gazzaniga)
    • El avance más apasionante del siglo XXI no se deberá a la tecnología, sino al concepto expandido de lo que significa ser humano (John Naisbitt).

   Y Piscitelli lo define de esta manera: lo que estamos haciendo, muy mackluhaneanamente, es expandir todas nuestras potencias humanas en direcciones imprevistas. No tanto en un sentido individual sino en un sentido más social, de colectivo y de híper conexión.

  • De todas las variables vistas, quizás debamos volver a lo básico:  tan importante o más que el impacto de la tecnología es la impronta de la inteligencia base de las personas. Todos tenemos evidencia de que los analógicos inteligentes son eficientes y que los digitales inteligentes son eficientes. Creo que se puede ser superficial, poco analítico, con escasa posibilidad de concentración, etc., tanto en analógicos como en digitales. Y todos conocemos a personas de ambos tipos.

De todas maneras, y entrando ya a plantear el estado de la situación en el momento actual, donde en los últimos 10 años no hemos instalado en el reinado absoluto del smartphone, y en donde los próximos 10 años ya estamos transitando a nuevas tecnologías que van a ser aún más disruptivos.

Y, reflexionando sobre esto, y en un caso extremo como el Donald Trump, me llama la atención que de los múltiples y muy diversos  atributos negativos por  los que  se le puede definir,   los avances editoriales del libro de Michael Wolff  lo definen como  una persona que no lee,  que escanea y que es incapaz de concentrarse…O sea, procesamiento nulo de la información,  con, por consiguiente,  toma de decisiones irreflexivas y, por tanto, sin  aprendizaje. ¿Es esta la fotografía del prototipo evolutivo que Carr ( y los tecnofóbicos) presentan de lo que Internet puede hace con nosotros? Ojalá no😉

Y, ahora, ya pasando al ámbito de la formación corporativa y dando por bueno que en algún aspecto sí que estamos afectados, podemos decir que en 20 años hemos visto, en lo físico, substituidas nuestras formas tradicionales de trabajo por otras impactadas por la tecnología e internet. Sobre todo, en los trabajos técnicos, de gestión y de servicios. A finales de los 90 era habitual disponer en las mesas de trabajo de rotuladores, pósits, cartulinas, carpetas, subrayadores, gomas de borrar, etc. Respondían a una manera diferente de adquirir y procesar la información. Ahora, las herramientas ofimáticas y las aplicaciones han sustituido estos escenarios. La pregunta es: ¿con la sustitución de las  herramientas  clásicas hemos perdido el  control estimular que era  básico  en el proceso de aprendizaje?

Es una percepción personal, (y ojalá pronto la pongamos prueba de forma experimental) que , por decirlo de esta manera, la clase media de las personas que trabajan en las organizaciones,  hemos visto alterada la capacidad de síntesis y  de concentración  y , a cambio, hemos ganado rapidez y amplitud en la densidad de fuentes a tener en cuenta? ¿Somos ahora más o menos ineficientes que antes de la impronta digital?

La pregunta no es fácil de responder. Y menos sin una investigación empírica que avance conclusiones. Pero es necesario hacerse preguntas sobre ello por parte de los departamentos de formación. Y ya, quizás sin saberlo, estamos implicados. Por ejemplo, ¿la programación de numerosos cursos, en los últimos años, sobre mindfulness no responde a esta necesidad?

Y ya para terminar, recomendar algo que no falla (y que también hacemos): nueva capacitación digital.  Cobo lo desarrolla bajo el nombre de multialfabetismos.

El aprovechamiento de lo digital habrá de ir acompañado de un contexto propicio, es decir, generar las condiciones para que exista un sentido e interés, así como hábitos y destrezas para seleccionar, procesar, administrar, conectar y compartir los conocimientos disponibles con otros.

Magro defiende un abordaje multimodal:

Más que el acceso a la tecnología, nuestro principal problema es el uso que somos capaces de hacer de ellas. Hoy la brecha digital es la que separa a aquellos que son capaces de utilizar la tecnología de manera reflexiva, activa, creativa y crítica, de aquellos otros que la utilizan de forma pasiva, consumista e irreflexiva. Una brecha que no es nueva y que reproduce, e incluso amplía, las tradicionales y aún existentes desigualdades educativas provocadas por el capital cultural, social y económico. Nos siguen faltando competencias, reflexivas, críticas y didácticas, relacionadas con las tecnologías.

Finalmente, Mas nos avisa de que la pedagogía emergente no nacerá en las organizaciones educativas tradicionales:

 La educación es el último bastión que queda por conquistar por la revolución digital. Más allá del eLearning y de los enfoques pedagógicos más innovadores, la educación digital no se está fraguando ni en las aulas de escuelas y universidades, sino en el tejido de la vida diaria, donde las tecnologías más profundas confluyen, desaparecen y se tornan invisibles.

 

En fin… tema abierto para los profesionales de formación y RRHH. Nos toca actuar: investigar y aportar.

Conducta informacional colaborativa en estudiantes y en empleados públicos

Conducta informacional colaborativaVía Joan Galeano, e- moderador, formador interno y, ahora,  dinamizador de aprendizajes informales en su centro de trabajo, me llega este enlace a un trabajo final   del  Master en la Sociedad de la Información y el Conocimiento de la UOC, de Oskar Hernandez, titulado Conducta informacional colaborativa en grupos completamente en línea. Enseguida me llama la atención por dos motivos. El primero, porque fui alumno del Master –y  de la profesora Eva Ortoll; y el otro,  por la temática que desarrolla.

Y es que, en ocasiones, somos (¿demasiado?) críticos con aquellos grupos de trabajo colaborativo en línea, a los que les reprochamos escasa  interacción.  Sabemos que no son comparables los casos de una asignatura de un curso de Máster,  que tiene la participación asegurada,  con el de  la participación en una comunidad de práctica en un  entorno laboral. De todas maneras, podrían  ser interesantes las aportaciones a las que se llega este estudio para aportarnos conocimiento de las CoPs que trabajan sólo en linea.

Las preguntas que pretende responder la investigación son estas tres:

  1. ¿Qué prácticas informacionales desarrollan los estudiantes de un entorno virtual de aprendizaje cuando realizan un trabajo en grupo? ¿Cómo se desarrollan estas prácticas?
  2. ¿Cómo se desarrolla esta conducta informacional colaborativa en los grupos completamente en línea desde el punto de vista comunicativo, grupal y tecnológico-informacional
  3. ¿Qué tendencias se pueden observar en la expresión de la conducta informacional colaborativa de los grupos en el contexto del Campus Virtual de la UOC? ¿Estas tendencias específicas revelan algún tipo de rol emergente durante el proceso colaborativo?

Para contestarlas  se llevó a cabo un estudio de campo con el propósito de recoger datos sobre las prácticas informacionales colaborativas de tres grupos completamente en línea empleando técnicas cualitativas (etnometodológicas) y también técnicas cuantitativas

Los resultados a los que se  llega son éstos:

  • Papel muy preponderante de la tecnología: las herramientas tecnológicas juegan un papel central en la conducta informacional colaborativa de los grupos: el análisis cualitativo que hemos llevado a cabo en esta investigación también aporta resultados significativos que van en esa misma dirección. Los grupos de este estudio desarrollaron prácticas informacionales colaborativas a partir de los usos que hicieron de algunas funcionalidades que ofrecía tanto la plataforma tecnológica que articulaba su trabajo en grupo (el Campus Virtual de la UOC), como de las funcionalidades que ofrecían las múltiples herramientas tecnológicas que utilizaron durante el trabajo colaborativo.
  • Estructura de la tarea y recursos de información. Los resultados de este estudio … señalaron que la creación de diferentes recursos de información es un elemento central en la estructuración de las prácticas colaborativas de los COG: los tres grupos estudiados establecieron el marco general de su colaboración a través de la generación de documentos compartidos y también definieron criterios para seleccionar las fuentes de información, o recopilaron información que les sirvió para tomar decisiones, a partir de documentos que fueron creando colaborativamente…
  • Liderazgo compartido. Esta propuesta plantea nuevas perspectivas en el estudio de la conducta informacional colaborativa al introducir el estilo de liderazgo como uno de los factores de análisis…. el liderazgo compartido (en contraposición al liderazgo natural y al liderazgo  no inclusivo)  fue el que más contribuyó a que se desarrollaran prácticas informacionales colaborativas: el grupo  en el que se generó este tipo de liderazgo fue el que presentó mayores niveles de cohesión interna y fue también el único en el que todos los miembros coincidieron en afirmar que su grupo de trabajo tenía como norma implícita colaborar con los demás. Las prácticas informacionales colaborativas de este grupo contribuyeron enormemente a la generación de sentido informacional compartido, dotando al grupo de un imaginario común sobre la información que necesitaban, las herramientas que emplearían para compartir información, o los documentos de que se servirían para planificar la tarea. Los resultados de este estudio indican, por consiguiente, que el liderazgo compartido es un factor facilitador para el desarrollo de prácticas informacionales colaborativas.

Nos parecen  acertadas las tres conclusiones, todo y que en el contexto laboral y de formación/aprendizaje corporativo, sabemos que las dos primeras ( la tecnología, y la estructuración  de la tarea) ya vienen de oficio, y no las podemos considerar relevantes en el éxito o fracaso.  Si, en cambio,  nos ha parecido  más interesante  las aportaciones en liderazgo. Podría parecer que los líderes que tiran del carro, y que se hacen cargo de la mayor parte del trabajo son los más efectivos, y no lo creemos así. El trabajo colaborativo llega a su máxima expresión cuando existe negociación y síntesis de conocimientos múltiples. Los líderes compartidos,  lo hacen posible. Los líderes naturales, lo substituyen por  sus aportaciones individuales. Y no es lo mismo.

Contens Curators sin saberlo.

Los dias 7 y 8 de julio, como ya expliqué  en la anterior entrada,  estuve asistiendo a unas interesantes jornadas sobre aprendizaje informal organizadas por la Escola  Administració  Públicade Catalunya.  En este tipo de  jornadas, como todos sabemos, se aprende de los ponentes y de sus ponencias (yo mismo presenté  ésta) y se aprende, sobretodo, de los asistentes,  compartiendo experiencias y reflexiones.

Pues bien, en un  receso de la jornada puedo hablar con  un antiguo compañero (ahora en un nuevo trabajo)  y me plantea la siguiente cuestión: Jesús, como persona que te  mueves  con facilidad en entornos online, aclarame esta duda: ¿una comunidad virtual  de mas de 1000 miembros, puede multiplicar por 4 , en 4 meses , el numero de visitas?, ¿es eso  frecuente? (la pregunta como veis es genérica , y lo que yo aprecio , a primera vista,  es  la gran vitalidad de la comunidad).  Después de felicitarlo, le hago la pregunta que toca: ¿qué has hecho de diferente en estos 4 meses?  Me  responde  que se limitó a escoger y resumir algunas lecturas que el pensaba que eran útiles para los miembros de la comunidad (él es un gran conocedor de lo que hacen y necesitan y además tiene un gran olfato para saber donde está lo nuevo e interesante). Me sigue hablando del tipo de contenidos que viene seleccionando, sobre como los resume y los presenta, de cómo hace series con ellos y de cómo los clasifica, etc.

Evidentemente,  el responsable del crecimiento de las visitas ha sido este cuidado y  espléndido trabajo.  Para mi  existe relación directa entre este  tiempo dedicado  a  seleccionar aquello que valoran (y necesitan)   los miembros de la comunidad y el incremento de visitas. En un palabra, esta haciendo de “curator” (tal y como la explica Dolors Reig ) (codificador, depurador, filtrador  y no es plenamente conciente de ello.  Creo que en el futuro una de las figuras profesionales que debemos revindicar en esta nueva lógica de la gestión del aprendizaje y del  conocimiento  vinculado a las personas y a las conexiones será el curator.

Nota: hemos quedado para seguir hablando de este apasionante tema y, si me deja, animarle a dar  un paso mas, en  la configuración de esa potente comunidad que tiene a la vista. Tocaría vertebrarla para convertir  los lectores actuales en constructores y compartidores de conocimiento. O sea,  una formula ganadora , sobretodo, y mirando el colectivo especifico, de  nuevo aprendizaje. No es fácil,  pero hay camino a explorar como intentaré explicar en la próxima entrada.

Preparando Expoelearning 2011

Ya el año pasado tuvimos la oportunidad de coordinar una Jornada sobre aprendizaje y formación  en la Administración Pública en el Congreso Expo e-learning 2010. La verdad fue  que aun contando con medios muy  modestos pudimos armar un buen programa que fue del interés de muchos congresistas. Se expusieron muy buenas  prácticas  por parte de diferentes servicios  de formación públicos y de algunos  expertos (Dolors Reig, Carlos Merino, Iñigo Babot, Cristina Balari, Jose Antonio Latorre, etc. ) Yo también tuve la ocasión de poder hacer una breve presentación sobre la nueva gestión del conocimiento en la Administración Publica.

Pues bien, este  año el  persuasivo Josep Lozano me ha vuelto a convencer  para organizar lo que ya hemos llamado II Jornada JAP (Jornada Administracion Publica). Sin grandes pretensiones  de partida, creo que nos ha salido un buen programa. Merito de las personas que han querido acompañarnos. Entre ellas cito a:

Juan Francisco Delgado (@Juanfradelgado), Director General del Consorcio Fernando de los Ríos (Guadalinfo)

“Nuevas formas de relación de la administración con el ciudadano: La experiencia de Guadalinfo en Andalucía”

Dolors Reig “10 claves para transformar la formación tradicional en las organizaciones públicas. Aquello que están haciendo los servicios de formación más eficientes”

Ricardo Cospedal Director adjunto de CEDDET “La formación virtual en las AAPPs en el ámbito de la cooperación. Impacto de la formación en el medio plazo” Experiencia de CEDDET.

Cristóbal Suárez Guerrero “Una visión 2.0 para las Administraciones Públicas”

También contaremos con experiencias aplicadas  de la Diputación de Valencia, EAP Cataluña, CEJFE -Nuria  Vives (@nuriavives), Mireia Ochoa y Paco Molinero-, del ayuntamiento de Alcorcon, de la Agencia Tributaria, etc.

El resto del programa aquí

Por mi parte, en la mañana presentaré esta reflexiónde abajo

IDC Gestion de Contenidos 2010

Los próximos días 25 de febrero y 3 de marzo explicaremos junto a Jordi Graells oportunidades y metodologías de trabajo colaborativo en la Administración Publica. En esta ocasión es relevante la invitación de IDC ya que en esta VIII Convocatoria se hablará de Gestión de Contenidos:…con total seguridad la información continuará siendo el eje de la innovación en las próximas décadas, y lo que el sector de las nuevas tecnologías desarrolle en su beneficio, contribuirá notablemente a su uso y provecho más adecuado, trascendiendo del ámbito de los negocios a una sociedad no sólo mejor informada sino más inteligente, participada y organizada.
Tanto para la edicion en Madrid del 25 como la de Barcelona del 3 de marzo hemos preparado esta presentacion que os dejo.

Las organizaciones inteligentes no necesitan al cofrador del frac (y 3)

Para acabar este largo post, y aunque no lo hablamos en el seminario (o lo mencionamos muy por encima) hablaré de dos autores que han hecho aportaciones interesantes en el campo de la relación que establecemos con la información : uno -A. Cornella- un clásico que ahora reedita el e-book Infoxicación, de 2003; y otro, el gran gurú de la creatividad y del pensamiento lateral Edward De Bono, que acaba de publicar en castellano Seis marcos laterales. Estrategias para gestionar la información. (Paidos 2009).
1- Empezamos con Edwar de Bono. Desde hace muchos años viene reflexionando sobre creatividad y creando metodologías para superar y mejorar la calidad de nuestro pensamiento. En su día su obra Pensamiento Lateral se transformó en un programa educativo aplicado para enseñar a pensar en diversos sistemas educativos. Recibía el nombre de CORT y tuve personalmente la oportunidad de aplicarlo a delincuentes encarcelados (en Cataluña lo adaptó hace 25 años el profesor Vicente Garrido Genovés ). Pues bien, cuando casualmente descubrí la semana pasada el libro, me propuse ponerlo a prueba y ver si respondía a las expectativas que el titulo sugería. Su propuesta viene a ser una adaptación de la metodologia de los seis sombreros para pensar, al mundo de la información y de cómo la procesamos. Algunas de las ideas que propone son estas:
-El gran enemigo del pensamiento eficaz es la confusión….cuanto más activo y estimulado está el cerebro mayor es el riesgo.
-El punto debil de la atención es lo inusual. Lo inusual nos atrae de forma automatica.
-La principal causa de la confusión es intentar hacerlo todo a la vez (ve poco eficiente la multitarea de los nativos digitales).
-Para procesar eficazmente la información nos puede ayudar contar con marcos (frames) (Vendrían a ser como filtros que ordenaran, jerarquizaran y codificaran lo que percibimos. Creo que De Bono buscaría que al final del proceso de entrenamiento en esta metodología se produjera algo similar a lo que sugiere la frase “…el profesor aparece cuando el alumno está preparado “
Establece seis grandes marcos (frames) para el procesamiento con la indicación de analizar la información a la luz de ellos, a través de preguntas orientadas. Son estos:
Marco Triangulo: Objetivo. …cuanto mas claro tengamos el objetivo de para que queremos la info mas eficiente será esta (reduce capas y capas de sobreinformacion inutil).
Marco Circulo:Precisión.” …cuanto mas precisa mas relevante…”
Marco Cuadrado:Punto de vista. Discriminar, de entrada el punto de vista del emisor (el interés que tiene en su comunicación) ayuda a enmarcarla, o bien para rechazarla o bien para utilizarla en nuestro beneficio)
Marco Corazón: Interés:”…el objetivo del marco corazón consiste en estimular a la gente para que se esfuerce mas por percibir las cuestiones interesantes cuando no son obvias”.
Marco Rombo:Valor. Establecer una frontera entre lo interesante de la info y el valor que nos aporta.
Marco Rectangulo:Resultado. Al final lo que queda de la información es algún resultado. Si proveemos que no, mejor no perdamos el tiempo.
Como comentario personal decir que el libro conecta muy bien con lo que describe la teoría de la economía de la atención y que es relevante que personas como De Bono se ocupen también de estos temas. Algunas ideas que aporta son novedosas.
2. Alfons Cornella. Releo su libro KNEWTON (ahora reeditado con el nombre de Infoxicación). Encuentro que tiene -mirándolo con esta perspectiva actual de invisibilidad de la tecnología- un cierto sesgo tecnológico (primeros capítulos), pero que en general ya en los primeros años de la década Cornella hablaba de los problemas que tendríamos hoy. Los capítulos: Usabilidad y visualización, Redes y Evolución Infosocial son muy actuales. Recojo aquí algunos de los axiomas que me han hecho pensar:
Ley de Mooers: Un sistema de recuperación de información tenderá a no ser usado cuando sea más difícil y molesto para alguien “tener” información que no tenerla”. (Sin beneficio no hay uso)
Principio de Golhaber: “El tiempo es el único y verdadero bien escaso”.
Principio 007: Modificamos y utilizamos nuestro entorno para poder vivir reduciendo al máximo el conocimiento necesario en nuestra mente.
Ley de Obsolescencia: Cuanta mas informacion se produce en el mundo, más se tiende a citar solo los trabajo mas recientes .
Como veis en mi caso, no se ha producido esta ley anterior y me he permitido citar una antigualla de 2003 (haciéndole caso a Debono y a sus marcos Objetivo, Valor y Resultado.

Para acabar, remitiros a este post de Dolors Reig en el cual ya reivindica una nueva profesión: la de curator content. Estoy de acuerdo y ya hemos empezado a reflexionar sobre ello. El 22 de febrero estáis invitados a seguir el debate en el CEJFE (plazas limitadas a 80 y en horario de tarde).

Las organizaciones inteligentes no necesitan al cobrador del frac (2)

Continuando con el debate generado, necesariamente, se plantea el tema del papel relevante que han jugado los diferentes sistemas de información (ERPs y SIGs) en aquellas organizaciones en las que se apostó por ellas. Estas organizaciones parten con ventaja sobre el resto, pero se han visto obligadas a evolucionar y en menos de una década han aparecido diversas generaciones de herramientas nuevas. (Ahora me viene a la cabeza una intervención de Josep Maria Viedma, de la Universidad Politécnica donde hablamos de intangibles, de métricas y de cómo alinear el nivel operativo -gestión de las CoPs- con el estratégico). Aun siendo poco exigentes, se constata la cruda realidad (sobre todo en entornos públicos): existe un gap entre estas herramientas (allí donde las hay) y lo que la gente hace de verdad en su trabajo diario. Personalmente lo interpreto como una clara asintonia entre lo que ofrecen (una vez se han recolectado los datos y la información ya está procesada) y lo que necesita la gente. Esto nos lleva a plantearnos la duda razonable si los sistemas actuales de información están realizando eficazmente la labor encomendada: la entrega oportuna y precisa de información a la persona que la necesita para que pueda tomar una decision o realizar alguna operación en el momento que lo necesita. O lo que es lo mismo, para que sea útil el sistema de información tiene que usarlo la gente. O sea, el nivel de uso (consultas y actualización ) es el que nos dará la pauta de la salud del sistema.
Ejemplos de buenas practicas en organizaciones para crear y planificar proyectos y poner en marcha una estrategia basada en el conocimiento, afortunadamente las hay (aquí un ejemplo ) y aquí como lo esta trabajando IBM. Quiero recordar aquí la metodología INCAS que nos explicó en dia Viedma la cual queda integrada en los procesos mas amplios de gestión del conocimiento.
De ello continuaremos hablando en el próximo seminario de Gestió del Coneixement. Tanto las intervenciones de Javier Martinez Aldanondo, como las de Marcelo Lasagna, y especialmente de Dolors Reig, la cual nos introducirá en los sistemas de inteligencia competitiva, seran muy relevantes.

Las organizaciones inteligentes no necesitan al cobrador del frac (1)

Aunque técnicamente aun estamos en 2009, ayer día 29 de diciembre empezamos la programación de 2010 en gestión del conocimiento con un seminario sobre el estado de la gestión de la información en la organizaciones publicas. La idea y la propuesta nace de una de las unidades del Departament de Justicia especializada en la gestión de la información -en sus múltiples formas-para la organización. Por ejemplo, y ahora es época alta:las memorias corporativas. En este marco, pues, Marcelo Lasagna condujo -lo que yo calificaría- de una memorable sesión, mitad taller y mitad seminario. La presentación la podréis encontrar aquí. Las principales ideas sobre las que trabajamos las voy a ir resumiendo en varias entradas:
Las organizaciones publicas, también en la gestión de la información, viven un momento de transición. Nos podemos encontrar con unidades administrativas que aun consideran a la información como algo que hay que ir a buscar en plazos y épocas determinadas (las memorias anuales por mandato legal ) para ponerlas a disposición tanto de los propios empleados como de la sociedad en general. Estas organizaciones tienen una vision estática de la información y desligada de la gestión. También, en cambio, existen otras que han evolucionado y manejan la información en tiempo real y a través de herramientas como la web o la intranet la tienen perfectamente organizada y actualizada y a disposición de quien la necesite. En estas organizaciones no tien sentido ir a buscar la información porque esta fluye constantemente. El debate sobre esta idea nos llevó a reflexionar sobre la actual arquitectura de la web publica y de la intranet y si ,efectivamente, pasaría un examen desde esta perspectiva de conocimiento relacional y dinámico. La prueba definitiva que discrimina entre organizaciones con los deberes hechos de las que no, la aportó, precisamente, la persona que se encarga directamente de la memoria corporativa. Lo dijo con estas palabras: donde hay morosos -de la información- hay que enviarles el cofrador del frac; donde tienen las deudas pagadas, la información necesaria está a un clip. ¿Qué quiere decir esto? Yo lo interpreto como que aun podemos encontrarnos dentro de la Administración con unidades que sobreviven sin necesidad de actualizarse. ¿De espaldas a los datos? Creo que no: quizás, hipotetizo, disponen de procedimientos propios informales. De cualquier manera es un tema apasionante que provoca que sigamos reflexionando sobre que estrategias de gestión del conocimiento son las mas adecuadas, y como necesitamos de planteamientos globales y estratégicos. Y esta fue la segunda idea de la que hablamos (la desarrollo en el siguiente post). Tambien en el próximo seminario especializado en Gestió del Coneixement – lo hemos llamado Gestió del Coneixement en Acció– la desarrollaremos. Aquí podeis ver el programa: contamos entre otros con Iñigo Babot que hablará la metodología de Case Study , con Dolors Reig que explicará como se pueden configurar entornos profesionales de aprendizaje ( un paso mas especializado que la configuración de entornos personales de aprendizaje), con Javier Martinez Aldanondo, gerente del conocimiento de Catenaria, que explicará la utilidad y como se hacen los mapas de la información critica en las organizaciones; y finalmente, Marcelo Lasagna abordará los planteamientos actuales en la gestión de la información a la luz de la nueva consideración del conocimiento como fluido y relacional. O sea, como las organizaciones inteligentes no necesitan ya al cobrador del frac.