Los próximos pasos en la gestión del conocimiento

Hace unos días, Joaquín Gairin, director del grupo EDO y decano de la Facultad de Ciencias de la Educación de la UAB, me hacía un (amable) reproche que no tengo ningún problema en reconocer y compartir.

Me decía, a propósito de la organización de la V jornada CEJFE/EDO de gestión del conocimiento, tras haber recibido 6 propuestas con versiones diferentes de lo que podría ser el programa de la jornada, que como  creativo no me ganaba nadie,  pero como dubitativo, perfeccionista y  insatisfecho,  tampoco.

Tenía razón, no es la primera vez que en esta faceta de programador- que a los gestores de formación es la que más nos gusta- nos ha costado más trabajo definir una jornada.

En mi descargo he de decir que -como en otros aspectos sociales-, la programación en ámbitos educativos y de la organización, es ahora mucho más compleja.

Dicho con otras palabras, es más difícil cerrar propuestas atractivas en momentos de micro audiencias y en las que mucho de los temas -como es el caso de la gestión del conocimiento- están en transición que en épocas no muy lejanas (cinco años, por ejemplo).

No tuve la seguridad de que la última versión era (medianamente) aceptable, hasta que Carlos Merino, en un correo, me comentaba que veía muy coherente la presentación de los contenidos y que, especialmente celebraba la presencia de la cuarta mesa redonda, aquella en la que plantearemos la agenda de la gestión del conocimiento parta los próximos meses/años.

En una entrada reciente, ya comentaba lo que llamaba la mutación de la gestión del conocimiento por el impacto del gen social. La tesis la creo relevante por cuanto las propuestas más clásicas que querían abarcar elementos y ámbitos organizacionales globales y aplicarles la propuestas ortodoxas de la gestión del conocimiento no acaban de prosperar (tienen grandes dificultades) y se ven sobrepasadas por experiencias más agiles en las que priman , sobre todo la parte social y de interacción lo que llamo el gen social.

 Se están conformando escenarios diferentes a los clásicos que, creo, bajo una mirada demasiado formal, no se dejan reconocer como estrategias de gestión del conocimiento.

Y ello me lleva a la siguiente reflexión: creo que al igual que la formación en los años 90 – gracias a Jay Cross-, pasó de las propuestas formales a las informales, también en la gestión del conocimiento podría pasar algo similar.

 A lo claro, y sin filtros: ¿estamos asistiendo a lo que podría conocerse como Gestión del Conocimiento informal? Y todo ello, ¿basado en un componente común como es la maximización del conocimiento de la organización a través de las interacciones y de la conversación compartida?

Soy consciente de que este tipo de acciones solo reflejan una parte de todo lo que puede hacerse de forma sistemática y son muy imperfectas; pero, quizás, la proporción que están cobrando ya, sea definitivamente lo que las haga objeto de crecimiento.

Éstas serían algunas impresiones personales (en ausencia de mas y mejores datos empíricos):

  • Ante la evidencia de que muchas personas optan por canales de WhatsApp que sustituyen, ante la carencia de ofertas de comunicación interna corporativas, estamos gestión del conocimiento informal.
  • Cuando las personas establecen interacciones para asociarse y establecer comunicación para trabajar juntas, también estamos ante gestión del conocimiento informal.
  • Cuando, por ejemplo, recibimos en nuestro correo -o en nuestros canales y redes sociales- noticias aparecidas en los medios o un resumen de alguna aportación que nos ha parecido importante, viene a ser también gestión del conocimiento informal.
Gestión del conocimiento informal: la importancia de compartir en conversaciones con sentido
  • Cuando seguimos y recomendamos según que canales y redes y optamos, a su vez, por seguir a determinados perfiles que nos recomiendan, también estamos haciendo gestión del conocimiento informal.
  • Reuniones de coordinación agiles y en los pasillos, sin orden del día preciso, pero con la necesidad de intercambiar conocimiento, también, creo, es gestión del conocimiento informal.
  • Cuando nos dedicamos a acompañar a una persona que ingresa en  la organización, o decidimos trabajar en algo parecido a lo que se llama working out loud (trabajo en voz alta), también estamos haciendo gestión del conocimiento informal.
  • O bien, cuando hemos cometido un error, y lo reconocemos, y avisamos a los compañeros para que no se repita, también estamos haciendo gestión del conocimiento informal.
  • O cuando nos asociamos con otras personas, en un grupo de trabajo o comunidad de práctica- sin que lo designemos con este nombre- viene a serlo también.
  • O cuando visitamos a colegas de los que nos han llegado referencias y lo compartimos, estamos haciendo gestión del conocimiento informal.

Y, volviendo al principio, me costó conformar el programa definitivo porque a pesar que   busqué y pregunté, mi percepción sesgada desde la óptica tradicional, me impedía ver que más allá de las grandes aportaciones ortodoxas (que hay muy pocas y no llenaban ni medio programa, ), no veía las (en apariencia) menores,   de baja intensidad, invisibles, a veces sin nombre,  pero que están  ocupando cada vez más espacio en las organizaciones.

Al final, el programa ganador es un mix de tradición y de novedad, de lo visible y visibilizado, a lo más nuevo y oculto; más una gran mesa de reflexión y prospectiva a cargo de superexpertos.  Y, el cierre final, a cargo de uno de los más grandes expertos en economía del conocimiento e intangibles: Josep María Viedma.

Programa final de la IV Jornada en Gestión del Conocimiento
Inscripciones aquí

Por lo tanto, querido Joaquín Gairin, hemos tardado, pero creo que todos los ingredientes que hemos reunido en torno a esta jornada del día 16 de mayo van a dibujar lo que puede ser la evolución de la disciplina.

Hace unas horas, nos reunimos los organizadores del congreso Edo 2020 y creo que alguna de las tendencias que van a parecer en la jornada van a demostrar su madurez, con otros protagonistas, en el congreso de 2020.

Programando el Congreso Edo 2020 con Joaquin Gairin, Magda Castro y Eulalia Pla

Nota final: es justo reconocer que algunas de las mejores experiencias de gestión del conocimiento se han quedado fuera, las del IAPP que impulsó en su día Jose Maria Sanchez Burson y que ahora ha de liderar Juan Cárlos Gonzalez, con Carmen Seisdedos , Jose Ignacio Artillo (CoPs) y Javier Dominguez (embajadores del conocimiento). Por una desafortunada coincidencia de eventos en la misma fecha, no han podido estar;(

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s